La importancia del almacenamiento en un sistema logístico

El almacenamiento es un requisito para la mayoría de las empresas que fabrican, importan, exportan o transportan mercancías. Puede que lo vea como un gasto innecesario, pero en realidad puede ahorrarle dinero y aumentar su productividad. El viaje del cliente no termina cuando se realiza un pedido. Un almacén le brinda un mejor control sobre su inventario y asegura que los clientes recibirán sus productos a tiempo, lo que finalmente conduce a mayores ganancias.

Mejor gestión de inventario

Aproximadamente el 8 por ciento de las pequeñas empresas no rastrea su inventario. Alrededor del 24 por ciento no tiene ningún inventario. Esto a menudo conduce a retrasos en los envíos, retrasos en el procesamiento de pedidos y una mala experiencia del cliente.

Los almacenes proporcionan una ubicación centralizada para sus mercancías , lo que facilita el seguimiento y la gestión de su inventario. Al invertir en un almacén, almacenará, enviará y distribuirá productos de manera más eficiente. Si algo está agotado, lo sabrá de inmediato y brindará a los clientes opciones alternativas en lugar de dejarlos esperando durante días o semanas.

Embalaje y procesamiento más eficientes

La mayoría de los almacenes proporcionan el equipo y los suministros que necesita para almacenar, mover, empaquetar y procesar los pedidos de los clientes. Las estanterías para paletas, los muelles de carga y los materiales de embalaje son solo algunos para mencionar. De esta forma, tendrás todo en un solo lugar, lo que te permitirá ahorrar tiempo y dinero.

Un almacén permite a las empresas empacar y clasificar sus productos de acuerdo con los requisitos legales y las necesidades del cliente. Se reduce el costo logístico, mientras que se maximiza la flexibilidad. Este tipo de instalación puede ser una ubicación de distribución ideal, eliminando la necesidad de organizar la recogida y contratar empleados para gestionar el cumplimiento.

Servicio al cliente superior

Más del 63 por ciento de los clientes en línea esperan conocer el tiempo de entrega estimado o garantizado. Aproximadamente el 88 por ciento pagaría más por una entrega más rápida. De hecho, la velocidad de entrega es una de las primeras cosas que los compradores tienen en cuenta al elegir un transportista.

Como propietario de un negocio, desea mantener a su cliente satisfecho y comprometido. Si no entrega sus pedidos a tiempo, su reputación se verá afectada. Esto puede dañar sus ingresos y su imagen de marca.

El almacenamiento permite una entrega oportuna y una distribución optimizada , lo que conduce a una mayor productividad laboral y una mayor satisfacción del cliente. También ayuda a reducir errores y daños en el proceso de cumplimiento de pedidos. Además, evita que sus bienes se pierdan o roben durante la manipulación.

Asegurar la estabilización de precios

La demanda de bienes y servicios varía de un mes a otro y de un año a otro, dependiendo de los ingresos de los clientes, las políticas gubernamentales, las tasas de empleo, las condiciones climáticas y otros factores. Un almacén le permite almacenar sus productos para una fecha posterior cuando la demanda sea alta. Esto ayuda a garantizar la estabilización de precios y reduce las pérdidas de ingresos.

Supongamos que su empresa fabrica y distribuye equipamiento deportivo. Si ofrece accesorios de esquí, puede almacenarlos en su almacén en lugar de venderlos por casi nada cuando termina la temporada de frío. De esta manera, mantendrá niveles de stock consistentes y maximizará sus ganancias.

Gestión de riesgos mejorada

El almacenamiento no solo protege contra las fluctuaciones de precios, sino que también proporciona un almacenamiento seguro de productos perecederos. Dependiendo de sus necesidades y tipo de negocio, puede arrendar un almacén equipado con refrigeradores, congeladores y control de temperatura óptimo.

Plantas, obras de arte, velas, alimentos y medicamentos son solo algunos ejemplos de productos que requieren almacenamiento en frío. Un almacén que ofrece este servicio almacenará sus mercancías a la temperatura adecuada, evitando su deterioro y cambios de color y textura. Esto también ayuda a extender la vida útil del producto y garantiza la satisfacción del cliente.

Además, los productos almacenados en almacenes suelen estar asegurados. Esto significa que tiene mayores posibilidades de recibir una compensación de su compañía de seguros en caso de daño, incendio o robo.