Ejemplos de mala comunicación en el trabajo

Ningún negocio funciona perfectamente, pero la forma en que las personas se comunican y resuelven los problemas puede ser una señal del bienestar general de una empresa. La comunicación saludable en el lugar de trabajo es fundamental para generar resultados y, al mismo tiempo, crear un entorno de trabajo positivo. Sin embargo, una mala comunicación puede comenzar a paralizar una organización y tener un impacto negativo en todo el personal. Aprender a detectar los malos hábitos de comunicación y reemplazarlos por otros saludables tendrá un efecto positivo en la productividad e incluso en el éxito financiero.

Comunicación pasiva agresiva

La comunicación pasivo-agresiva es una mala práctica que tiene un efecto negativo directo sobre cómo se sienten las personas sobre sí mismas y sobre los demás en el lugar de trabajo. El comportamiento o la comunicación pasivo-agresiva es un tema difícil, porque las cosas negativas que se dicen o hacen a menudo son sutiles y pueden no verse como abiertamente agresivas, ofensivas o de confrontación. Sin embargo, la persona que recibe la comunicación se siente repetidamente descuidada o mal tratada y hasta el punto de que la relación se daña.

Por ejemplo, los empleados o líderes que se niegan a hablar directamente con un compañero de trabajo son pasivo-agresivos. El uso intencional del correo electrónico y las notas para comunicarse exclusivamente sin siquiera hablar cara a cara con alguien en la oficina es una forma del problema. Evitar deliberadamente un proyecto o trabajar con alguien en una tarea específica sin proporcionar un razonamiento también es una forma de comportamiento pasivo-agresivo en el lugar de trabajo.

Intimidación en el lugar de trabajo

Las tácticas de intimidación son una forma de comunicación negativa que crea rápidamente un entorno laboral tóxico y, a menudo, lleno de miedo . Un jefe que intimida a sus empleados para que hagan las cosas es probable que experimente altas tasas de rotación. La intimidación también puede ocurrir entre compañeros de trabajo que compiten por la misma promoción. Este tipo de comportamiento desconcertante a menudo se presenta en forma de lenguaje verbal directo o acciones físicamente amenazantes. Ejemplos de intimidación incluyen hablar en voz alta, apoderarse físicamente del espacio de trabajo o estar de pie en una proximidad física cercana para causar incomodidad.

El juego de la culpa

Otro ejemplo de mala comunicación está estrechamente relacionado con la ética y la responsabilidad. No reconocer un error o aceptar la responsabilidad por una fecha límite incumplida demuestra una falta de responsabilidad. Sin embargo, culpar a los demás es contraproducente y no funciona hacia una solución para el bien común. Aprender a aceptar la responsabilidad y seguir adelante es una solución positiva. Sin embargo, aquellos que continúan culpando a otros por sus errores dañarán las relaciones laborales y pueden verse marginados.

No escuchar

Hay momentos en los que es necesario forjar un camino a seguir en los negocios, pero los líderes y empleados que operan como individuos desconectados y no escuchan a quienes los rodean se involucran en comunicaciones deficientes. Hay muchos ejemplos de falta de escucha, entre ellos la falta de escucha a su base de clientes. Si un producto o servicio recibe comentarios negativos recurrentes y usted no escucha y no resuelve el problema, sus clientes se sentirán insatisfechos rápidamente y comprarán en otro lugar. Un competidor que escucha y satisface las necesidades también puede ganar el negocio de sus clientes.

En un entorno de oficina, no escuchar a los compañeros de trabajo también es problemático. Crea un ecosistema de desprecio por los sentimientos individuales y devalúa las relaciones personales en el lugar de trabajo. Por ejemplo, si los empleados expresan su preocupación por un problema que ven en el lugar de trabajo, pero el gerente no les pide que expliquen el problema con mayor detalle o que analicen el problema, el problema puede no ser resuelto y los empleados probablemente sentirán que la entrada no importa. Los trabajadores quieren sentir que sus ideas tienen valor y saber que son reconocidos como valiosos contribuyentes a la misión corporativa.