Orientación de equipo en una cultura empresarial

Las empresas que enfatizan el espíritu de trabajo en equipo y colaboración pueden capitalizar las fortalezas individuales de sus empleados. Cuando existen equipos eficaces, el producto colectivo es mayor que la suma del esfuerzo individual. Hay una serie de tácticas que pueden fomentar una orientación en equipo, desde la formación de equipos y talleres de diversidad hasta retiros, sistemas de méritos que identifican y reconocen el comportamiento orientado al equipo y los procesos que facilitan los equipos de proyecto.

Jugadores de equipo

Las empresas interesadas en fomentar una cultura de equipo reconocen y recompensan a los miembros del equipo. Los rasgos que distinguen a los miembros del equipo son el deseo de lograr consenso e involucrar a otros en la toma de decisiones, comunicarse abierta y honestamente, preocuparse por los miembros del equipo, ser responsable de los problemas y tratar de comprender otros puntos de vista. Estos rasgos a veces se enumeran en los sistemas de clasificación de méritos y se convierten en criterios para el reconocimiento, los ascensos o la capacitación de recuperación.

Individuos

Las personas con un espíritu emprendedor y un impulso competitivo pueden contribuir con habilidades y perspectivas valiosas al esfuerzo de un equipo. Sin embargo, el espíritu de equipo a veces puede erosionarse si esas fuertes personalidades se enfrentan a problemas de conflicto, competencia y confianza. Podría ser útil ventilar las quejas y permitir que los miembros del equipo desahoguen sus frustraciones, pero la intervención de la gerencia y el entrenamiento podrían ser necesarios para enfatizar la necesidad de que las personas dejen de lado sus quejas personales y se unan hacia un objetivo común.

Entrenamiento de diversidad

Las empresas orientadas a equipos valoran la diversidad y entienden que aportar diferentes puntos de vista al esfuerzo de un equipo fomenta oportunidades para nuevas ideas y soluciones creativas a los problemas. Estas empresas ofrecen talleres de capacitación en diversidad para ayudar a los empleados a comprender la naturaleza del fanatismo y los estereotipos y crear conciencia sobre las actitudes y creencias que obstaculizan o contribuyen al esfuerzo de un equipo.

Talleres de formación de equipos

Hay varios ejercicios disponibles para enseñar a los grupos a trabajar como un equipo cohesionado. Las experiencias pueden variar desde retiros y eventos especiales hasta capacitación específica para fortalecer las habilidades de comunicación y colaboración. Los talleres efectivos permiten a los empleados experimentar los efectos positivos de trabajar en equipo frente a un esfuerzo individual. Algunos talleres incorporan ejercicios de fomento de la confianza que ayudan a los empleados a abrirse y aprender a confiar en los demás para lograr un objetivo común.

Proyectos de equipo

Muchos proyectos se completan de manera más eficiente y rápida cuando las tareas se asignan según las fortalezas y habilidades que cada miembro aporta. Los equipos y entornos colaborativos más exitosos tienen un sentido de propósito compartido y entienden que la diversidad contribuye a la resolución de problemas y soluciones creativas. Independientemente del nivel de habilidad y la contribución individual de los miembros, el equipo gana y comparte el éxito.