Normas de ética e integridad contable

Ningún negocio está exento de prácticas y comportamientos éticos. Sin embargo, quienes se ocupan de dinero e información personal y empresarial confidencial deben cumplir con estrictos estándares de ética e integridad. Esto es imperativo para ganar y retener la confianza de clientes, compañeros de trabajo y socios comerciales. La integridad generalmente se considera un componente de las normas éticas de las prácticas contables.

Habilidad y competencia profesional

La contabilidad es una carrera orientada a los detalles que requiere conocimientos y habilidades para hacer el trabajo correctamente. Los errores generan problemas con los inversores, socios comerciales, prestamistas financieros y el Servicio de Impuestos Internos. Es imperativo que cualquier persona que trabaje en cualquier nivel en contabilidad comprenda lo que se requiere del trabajo y cómo ejecutarlo correctamente.

Confidencialidad de la información

Los contadores ven lo bueno, lo malo y lo feo de una empresa o la situación financiera de una persona. Los clientes tienen derecho a saber que esta información se mantiene en la más estricta confidencialidad y solo se comparte con otros profesionales si se requiere una consulta para abordar un problema específico. No mantener la confidencialidad de la información podría resultar en mala publicidad y posible difamación de una empresa o persona. También podría abrir la puerta al fraude, el robo de identidad y otras actividades ilegales si la información se comparte con las partes equivocadas.

Estándares de honestidad e integridad

La integridad cubre una gran cantidad de estándares éticos diferentes que incluyen honestidad y conducta profesional en todas las circunstancias. Un contador siempre debe presentar los hechos de manera objetiva y abstenerse de sesgar la información de una manera engañosa. Un contador que no demuestra un alto nivel de integridad no es digno de confianza y pierde la confianza de los clientes.

Independencia y objetividad

La mayoría de los contadores están asociados o tienen licencia para asesorar a los clientes sobre inversiones y servicios financieros. Es importante que los contadores mantengan una responsabilidad fiduciaria, buscando una solución objetiva y brindando asesoría basada en esa objetividad. Ha sido un problema desenfrenado en la industria de servicios financieros que se recomendaran productos a los clientes simplemente porque brindaban la compensación más alta al asesor. Los contadores deben ser objetivos con puntos de vista independientes, especialmente porque se ocupan de los detalles financieros de la empresa.

Profesionalismo y comportamiento

El profesionalismo es un estándar que va más allá de la oficina. Ya sea en un evento de networking o en una fiesta, mantener una conducta profesional es un buen negocio. Los contadores deben ser ciudadanos respetuosos de la ley que no tengan malos hábitos, como el juego, que podrían ponerlos en una posición de riesgo para comprometer la información del cliente. Nadie se fía de un contador que se emborracha en una fiesta y comienza a soltar información que probablemente esté sujeta a normas de confidencialidad.