Pros y contras de la fabricación de productos con líneas de montaje

Las nuevas empresas que tienen como objetivo producir productos físicos a menudo se enfrentan a grandes desafíos para desarrollar métodos rentables para producir sus bienes. Hacer productos a mano puede ser adecuado en las primeras etapas del lanzamiento de una empresa, pero a medida que aumenta la demanda, los propietarios de pequeñas empresas a menudo necesitan encontrar formas de producir más bienes a un ritmo más rápido. La producción en línea de ensamblaje es un método de fabricación común que conlleva varios beneficios e inconvenientes importantes.

Especialización de Trabajo y Capital

Una línea de montaje es una secuencia de trabajadores y máquinas, cada uno de los cuales realiza un conjunto de tareas específicas en un producto que lo acerca a una forma terminada. El principal beneficio de las líneas de montaje es que permiten que los trabajadores y las máquinas se especialicen en la realización de tareas específicas, lo que puede aumentar la productividad. Las líneas de montaje a gran escala pueden permitir la producción en masa de bienes que no serían posibles si los productos fueran fabricados de principio a fin por un solo trabajador. La alta productividad de la producción en masa también puede resultar en un menor costo por unidad producida que otros métodos de fabricación.

Producto uniforme

Otro beneficio de utilizar una línea de montaje en el proceso de fabricación es que un proceso de producción reglamentado ayuda a garantizar un producto uniforme. En otras palabras, no es probable que los productos fabricados en una línea de montaje muestren mucha variación. Si un trabajador crea un rasguño completo, su producto puede ser significativamente diferente de los bienes producidos por otro empleado.

Costo inicial

Si bien las líneas de montaje pueden reducir potencialmente el costo total del producto por unidad, pueden tener un costo inicial alto. Las líneas de montaje requieren una cantidad significativa de espacio para operar, y alquilar el espacio de la fábrica puede ser costoso. Además, las líneas de montaje a menudo utilizan máquinas grandes y especializadas que pueden ser costosas de comprar y difíciles de financiar para las pequeñas empresas. Una línea de montaje necesita aumentar la productividad y las ventas lo suficiente para cubrir los costos iniciales para que se considere una inversión sólida.

Flexibilidad

Las líneas de montaje están orientadas a producir un tipo específico de producto en cantidades masivas, lo que puede hacer que una empresa sea menos flexible si desea cambiar la producción a diferentes tipos de productos. Por ejemplo, la maquinaria utilizada en una línea de montaje utilizada para fabricar automóviles puede tener poca aplicación para otras tareas. Cambiar las operaciones para producir diferentes productos en un entorno de línea de ensamblaje puede ser costoso y puede requerir capacitación adicional y la compra de nueva maquinaria.