Ética y comportamiento en el lugar de trabajo

La ética son los principios rectores, o la falta de ellos, que determinan cómo se comportan las personas en todos los aspectos de sus vidas, incluido el lugar de trabajo. Si bien la ética y el comportamiento en el lugar de trabajo siempre han sido importantes, en los últimos años ha habido un cambio en la forma en que el público y los empleados ven problemas importantes como el acoso sexual. Como resultado, existe una creciente presión sobre los líderes empresariales y los departamentos de recursos humanos para garantizar que la ética y el comportamiento en el lugar de trabajo se traten con seriedad.

Los empleados honestos y trabajadores que se guían por los principios de decencia y justicia aumentan la moral general, mejoran la reputación de su empresa y ayudan a garantizar el éxito a largo plazo. Comprender los elementos y desafíos de la ética y el comportamiento puede ayudarlo a crear un entorno de trabajo armonioso.

Establecer políticas de comportamiento de la empresa

Uno de los medios más eficaces para establecer la ética y el comportamiento adecuados en su lugar de trabajo es especificar qué es aceptable y qué no es aceptable entre sus empleados. Esto debe comenzar en la etapa de contratación y continuar con cada paso que da un empleado en la jerarquía de su negocio. Especificar políticas significa escribirlas en un manual que resume la conducta esperada y también detalla las descripciones de los puestos.

Las pautas de comportamiento suelen abordar temas como el acoso, la vestimenta de trabajo y el idioma. Los trabajadores que no sigan los códigos de conducta pueden recibir advertencias escritas y verbales y, en última instancia, ser despedidos.

Destaque la importancia de la integridad

Es fácil olvidar el papel que juega la integridad en un lugar de trabajo armonioso y eficiente. Para muchos dueños de negocios, la productividad y las habilidades de un posible empleado son las características preeminentes que buscan, pero enfatizar la importancia de la integridad es vital para el éxito futuro. La integridad se trata de un comportamiento honesto y directo. Los empleados que tienen integridad son transparentes en sus acciones y están dispuestos a hacer lo correcto, incluso si eso significa sacrificio personal.

Puede crear un entorno de integridad en la etapa de contratación, asegurándose de que su departamento de recursos humanos discuta este principio durante las entrevistas con los empleados. La integridad es especialmente importante en industrias como la atención médica. Por ejemplo, los cuidadores que trabajan con pacientes con discapacidades mentales o físicas deben poseer un alto nivel de integridad debido a la cantidad de autoridad que tienen sobre quienes dependen de sus servicios.

Ofrezca a los empleados un sistema para informar sobre comportamientos poco éticos

Es importante brindar a sus empleados un medio a través del cual puedan alertar a los dueños de negocios sobre comportamientos poco éticos en el lugar de trabajo. Los dueños de negocios son a menudo las últimas personas en saber que algunos miembros de su personal se están comportando de manera que podrían afectar negativamente la reputación a largo plazo de sus empresas. Es menos probable que esto suceda si cuenta con un sistema sólido que ofrezca a los empleados un medio para informar sobre comportamientos no éticos.

Algunos de los elementos clave de este tipo de sistema deben incluir:

  • Fácil de usar para todos los empleados.
  • Rápida respuesta a cualquier denuncia de mal comportamiento.
  • Informes anónimos para evitar represalias.
  • Seguimiento después de la investigación inicial.

Promover un concepto de equipo

Un aspecto vital del lugar de trabajo es trabajar bien con los demás. Eso incluye a todos, desde compañeros hasta supervisores y clientes. Si bien no todos los empleados siempre se agradarán entre sí, deben dejar de lado sus diferencias personales o incluso laborales para alcanzar un objetivo más amplio.

En muchos casos, aquellos que no se consideran "jugadores de equipo" pueden enfrentar una degradación o incluso el despido. Por otro lado, aquellos que trabajan bien con otros a menudo pueden avanzar en ese aspecto por sí solos, y el trabajo en equipo a veces incluso supera al rendimiento.

Definir las consecuencias de una conducta poco ética

Los empleados que violen las reglas de ética que ha establecido para su negocio deben enfrentar las consecuencias de sus acciones. Esto puede variar desde una advertencia verbal, una reprimenda por escrito, suspensión o incluso despido por infracciones como acoso sexual repetido, robo, abuso físico y malversación.